La delgada línea del no puedo

Hombres-TristesExiste una delgada línea entre presionar a una persona para que no se rinda, y que se sienta frustrado por no poder llegar a lo que le proponen. Esa línea, desde fuera parece que tiene kilómetros de ancho, pero que para nosotros, los pacientes, es tan fina que unas palabras de más, pueden hacer que la frustración aparezca y las lágrimas afloren. Sigue leyendo

No me gusta trasnochar

ciudad-de-nocheCada vez me sienta peor trasnochar. Ni siquiera me refiero a salir por la noche, porque aunque me quede en casa tranquilamente, el simple hecho de irme a la cama de madrugada, consigue que a la mañana siguiente, me levante cansada y de muy mal humor. Tengo establecidos unos horarios en mi rutina, por cierto, más norte-europeos que españoles. Me sacas de ahí, y por mucho que duerma, los días no serán iguales hasta que se vuelvan a restablecer mis costumbres. Sigue leyendo

Estoy bien

Voy a estar bienA veces, tengo la necesidad de decir que estoy bien, cuando en realidad no lo estoy; o que voy a superar algún bache por el que esté pasando en ese momento, cuando ni siquiera yo misma sé cómo voy a salir de él; o incluso decir que algo no me importa cuando no es del todo cierto. Me siento aliviada cuando el resto me ve bien, cuando no se compadece de mí, porque si algo detesto, es la lástima.

Sigue leyendo

Historias de la Esclerosis Múltiple

WP-Backgrounds by InoPlugs Web Design and Juwelier Schönmann